La evolución de los precios reafirma la necesidad de aumentar los salarios

Mar 14 Marzo de 2017

La evolución de los precios acentúa la pérdida de poder adquisitivo de las rentas salariales y de las pensiones y prestaciones sociales. Según los datos de IPC, correspondientes al mes de febrero, publicados hoy por el INE, los precios se mantienen en el 3% en tasa anual, habiendo registrado una tasa mensual del -0,4%, una décima más que la registrada en enero.

 En 2016 la economía española ha crecido un 3,2%, pero el reparto de ese crecimiento es más desequilibrado. Mientras el excedente de explotación crece al 5,3%, la remuneración de asalariados crece un 2,9%. Nuestra economía se encuentra en una fase de recuperación que no está llegando a los ciudadanos y ciudadanas.

Esta situación se combina con el mantenimiento de elevadas tasas de desempleo, un proceso de generación de empleos precarios y mal pagados y un deterioro del desempleo: la tasa de cobertura por desempleo no cesa de reducirse y la protección social no deja de disminuir, con ridículos incrementos de las pensiones.

Todo ello, junto a la devaluación salarial que se está produciendo, ha provocado una reducción de la renta personal y familiar, un aumento de los niveles de pobreza y un incremento de las desigualdades. Nuestra sociedad es más pobre y desigual y la calidad de vida de la mayoría de la población se ha reducido. Los trabajadores pobres suponen el 18,1% de la población trabajadora.

La actual evolución de precios reafirma, para UGT, la necesidad de aumentar los salarios, para garantizar que los trabajadores no pierden más poder adquisitivo y para hacer llegar a los hogares los frutos de ese crecimiento económico. La situación exige actuaciones urgentes para rescatar a las familias y construir un modelo de crecimiento que reduzca el desempleo y genere empleo de calidad, que reduzca la pobreza y recupere derechos económicos y laborales y servicios públicos esenciales.

En el actual escenario económico, plantear pérdidas adicionales de poder adquisitivo resulta inaceptable. Hay que repartir el crecimiento, que solo está beneficiando a unos pocos. Por ello, UGT considera fundamental que la negociación salarial de 2017 tenga en cuenta la situación de partida de intensas pérdidas de poder adquisitivo, así como la fase de crecimiento económico y la evolución de los precios.

En este sentido, los salarios tienen que crecer por encima de la inflación; deben ganar participación sobre el reparto de la renta, para lo cual los aumentos salariales a nivel agregado deben ser superiores a los aumentos de productividad; y se tiene que incluir en los convenios una cláusula de garantía para el caso de que la inflación a final de año sea superior a la prevista.

Por ello, los salarios deben aumentar en 2017 en una horquilla de entre 1,8% y 3%; elevar el Salario Mínimo hasta los 800 euros este año y los 1.000 euros en esta legislatura y actualizar el IPREM. El objetivo es el aumento de la calidad de vida de los trabajadores y de las trabajadoras, a través de una recuperación de los salarios, que permita reforzar el crecimiento económico, hacerlo más equilibrado y generador de empleo de calidad; ayudar al cambio de modelo productivo, para hacerlo más eficiente y sostenible; reducir los niveles de desigualdad y pobreza, y colaborar al aumento de los recursos de la Seguridad Social

COMENTARIOS

Identifícate o regístrate para poder realizar un comentario.